viernes, 31 de marzo de 2017

SpaceX Lanzó Un Cohete Usado Por Primera Vez

Lanzamiento de Falcon 9. Foto: SpaceX
Los humanos estamos a puertas de ser una especie interplanetaria pero para dejar de tener todos nuestros huevos en una sola canasta, los costos de los viajes espaciales deben caer … y mucho. Es por esto que SpaceX y Blue Origin están trabajando arduamente en el desarrollo de cohetes reutilizables , es decir, vehículos que son recuperados luego del lanzamiento, revisados y lanzados de nuevo en vez de sumergirse en el océano.
Este miércoles pasado, por la tarde, SpaceX probó una pieza clave de su cohete reutilizable. La compañía aeroespacial ha sido muy hábil en recuperar sus cohetes impulsores, haciéndolos aterrizar en tierra firme así como en plataformas flotantes en el océano.
Ahora ha demostrado que los impulsores pueden volar de nuevo. Aquí, una repetición del lanzamiento:


El cohete usado, Falcon 9, partió en su lanzamiento histórico el pasado miércoles 30 de marzo a las 6:30pm (Hora del este). Llevaba un satélite de comunicaciones de 5300 kilos, el SES 10.  Previamente, este mismo cohete despegó con suministros para la Estación Espacial Internacional en abril del 2016, haciendo historia como el primer cohete que aterrizó verticalmente en una plataforma autónoma.
Ocho minutos y medio después del lanzamiento, el cohete impulsor regresó y aterrizó en la plataforma autónoma de nuevo.
Preciso instante en el que el cohete Falcon 9 regresa del espacio. Foto: NBC NEWS
Blue Origin, por su parte, ha lanzado y relanzado un cohete New Shepard, cinco veces; sin embargo el Falcon 9 vuela mas alto y regresa mas rápido, lo que hace del aterrizaje todo un reto. “El lanzamiento de hoy prueba que tú puedes lanzar y relanzar un cohete de clase orbital” dijo Elon Musk después del lanzamiento. “Esto será una gran revolución en el vuelo espacial.”
SpaceX estima que los cohetes reutilizables podrían bajar sus costos de lanzamiento en mas del 30%.
“Han pasado 15 años para llegar a este punto,” dijo Musk. “Me he quedado sin palabras.”
Fuente: Popular Science

0 comentarios: