martes, 16 de enero de 2018

La Gran Mentira Sobre La Vitamina C


Linus Pauling ganó dos premios Nobel, ayudó a descubrir la naturaleza de los enlaces químicos, identificó la anemia de las células falciformes como una enfermedad molecular, dilucidó algunas de las estructuras de proteínas más comunes, revolucionó nuestro entendimiento sobre la evolución de los primates, y es mundialmente aclamado como uno de los padres (si no El Padre) de la biología molecular.
Y también difundió uno de los mas grandes conceptos erróneos médicos de todos los tiempos: que la vitamina C previene el resfriado.
Al igual que muchos mitos maliciosos, como el de las vacunas que provocan autismo, este empezó con una charlatanería. Pauling oyó acerca de lo maravillosa que es (o en verdad no es) la vitamina C, de un hombre llamado “Doctor” Stone, que tenia de doctor lo que el oso Koala tiene de oso, y tenia tanta experiencia en salud humana como un marsupial promedio. Pero eso no detuvo a Pauling de creer que 3000mg de vitamina C podrían curar cualquier dolencia imaginable.
Linus Pauling
El y Stone condujeron una prueba clínica (bastante mala) para demostrar su punto, las falencias de esa prueba fueron notadas por su colegas. Las personas tratadas con la vitamina C estaban sanas desde el comienzo, así que obviamente tuvieron mejores resultados. Pauling siguió adelante. Cuando publicó su libro en 1970, ingeniosamente titulado “La vitamina C y el resfriado común”, el público norteamericano se volvió loco por él. Después de todo, allí tenias a un hombre tan brillante que ganó dos premios Nobel y en diferentes campos (en química y el de la paz). Seguramente él sabía de lo que estaba hablando.
Pauling decía que altas dosis de ese suplemento podrían curar todo, desde enfermedades cardíacas hasta lepra, e incluso el cáncer (irónicamente murió de cáncer a la próstata en 1994, pocos años después de que su esposa falleciera de cáncer al estómago). Y el público le creyó. No importa que cada organización médica profesional en el mundo haya rechazado sus estudios y los considere sin fundamento. Tenias a un hombre sumamente inteligente diciéndole a toda la gente del planeta que si solo toman suplementos vitamínicos , ellos podrán resolver todos sus problemas de salud.
Si tienes una deficiencia vitamínica los suplementos ayudan , si no, solo estás ingiriendo burbujas.
Y esta es la verdad de la milanesa: la vitamina C no previene el resfrío, ni el cáncer y tampoco previene dolencias. Algunos estudios indican que ingerida regularmente, podría acortar la duración del resfrío pero no detenerlo si se ingiere luego de iniciados los síntomas. Otros estudios encontraron que no existe relación entre el consumo de vitamina C y la disminución de las enfermedades cardiovasculares, cataratas, neumonía, tétanos, asma o enfermedades al hígado.
Es posible que ayude con algunas terapias pero también hay varias con las que mas bien anula los efectos de la misma. Se han realizado estudios donde la vitamina mata células cancerosas pero solo funciona con dosis extremadamente altas y aplicadas directamente, es decir, serian dosis intravenosas así que oralmente no funciona. Otro punto es que la vitamina C es hidrosoluble, de modo que cualquier exceso para el cuerpo se iría con la orina.
Si tienes deficiencia de vitamina C (y extiendo esto a cualquier vitamina), los suplementos ayudan, pero si no es así, la obtendrás de los alimentos (naranjas , limones, camu camu, cebolla, brocoli, kiwi, fresas, ajos, hígado de res, plátanos, manzanas, zanahorias, palta, etc). El cuerpo la necesita para crear algunos neurotransmisores, fabricar colágeno, sanar heridas, fortalecer el sistema inmune. Consume menos comida chatarra y más frutas y vegetales.
Así que considera esto como una licencia para que dejes de estar comprando suplementos con megadosis de vitamina C que no te ayudarán (a menos que tengas una gran deficiencia de vitaminas), o efervescentes con sabor a naranja y compra una de verdad.

0 comentarios: